10 motivos por los que debes de dar las gracias a tu primera amistad de la universidad


La Universidad o cualquier clase de estudios superiores, es sin duda una de las épocas más importantes en la vida de cualquier persona. No solo te define, sino que también es tu primera incursión en el mundo de los adultos, porque eres responsable de todo lo que haces. Por eso es tan importante esa primera persona que nos encontramos, la que más recordaremos y por la que deberíamos estar más agradecidos. Estas son 10 razones para hacerlo:


1. Escaparon juntos de todas las actividades que requerían trabajar en grupos


Cuando recién llegaste y no conocías a nadie, tu primer amigo siempre fue el que estuvo contigo en ese momento incómodo donde tienes que buscar tu grupo a pesar de no tener uno. JUNTOS SIEMPRE.

2. Conocieron personas al mismo tiempo, adiós vergüenza


Sobre todo si estaban en clases diferentes, porque eso significa conocer aún más personas y eso en la Universidad siempre es algo bueno, nadie quiere sentirse solo. Y gracias a esta persona, nunca lo hiciste.

3. Te acompañó a todas esas primeras actividades incómodas


POR SUERTE TE ENCONTRÉ. Es lo que pensabas cada vez que les tocaba participar en todas las actividades de principio de año, en las que si no tienes a alguien que te salve, probablemente te quedarás atrapado ahí por siempre.


4. Pudiste revelarle todas tus opiniones acerca de otras personas


Cuando no hay mucha confianza con nadie más en tu entorno, necesitas que alguien te escuche sin miedo a que te pueda estar juzgando. Si alguien te parece desagradable, extraño o incluso atractivo, tu primer amigo siempre estuvo ahí para entenderte.

5. Recordaron sus años anteriores sin temor a sentirse menos adultos


Es común entrar a la Universidad y sentir que prácticamente a nadie le importa lo que pasó antes de que llegaran ahí, porque todos están preocupados en sentirte adultos. Pero de seguro con tu primer amigo pudiste abrirte acerca de lo que pasa en tu casa, tus recuerdos de la escuela y mucho más.

6. Pudiste quejarte todo lo que quisieras acerca de tus nuevas clases


Algo que tampoco le importa a la mayoría de las personas en la Universidad, es cómo te estás desempeñando en tus clases, lo que es algo que tu primer amigo siempre estuvo dispuesto a discutir junto a ti. Gracias por eso.

7. Compartieron sus almuerzos cuando no tenían a nadie más con quien hacerlo


Si pensabas que almorzar solo en tu escuela era terrible, es solo porque aún no llegabas a la Universidad. Por suerte, esta persona muy especial te hizo compañía cada vez que lo necesitaste para sentir bien.

8. Te escuchó cuando necesitabas sacarte todo lo que te molestaba


En todos esos momentos que no aguantabas más presión y sentías que todo se iba a desmoronar, tu primer amigo estuvo ahí, tratando de hacerte ver que era solo una etapa, porque todo mejoraría… ¡Y tenía razón!


9. Se paseó contigo por todos lados para no verse como perdedores


Cuando estás recién entrando a la Universidad y todos te miran como si fueras un animal que por primera vez sale de cautiverio, simplemente necesitas a alguien que te de confianza y los haga parecer menos torpes, porque no saben nada acerca de lo que se viene encima.

10. Encontraste una persona que te hará recordar uno de los mejores momentos de tu vida


Después de todo, sigan siendo amigos o no, esta persona siempre tendrá un lugar en tu corazón. Porque ambos se apoyaron en una de las etapas más significativas de sus vidas y eso es algo que no desaparece tan fácilmente, mucho menos cuando disfrutaron tanto tiempo juntos.

FUENTE: UPSOCL