Cuando descubras de qué están hechas las gominolas no querrás volver a comerlas


Las gominolas son el deseo de todo niño pequeño y también de algún mayor. Pero los ingredientes que las componen te harán pensar dos veces si te las comes o no.

Si nos fijamos en los ingredientes en un paquete de los ositos de goma, encontrarás nombres tan familiares como el jarabe de maíz, azúcar, zumo concentrado de frutas y gelatina. Pero ¿te has parado a pensar de dónde viene la gelatina? Descubre de qué están hechas las deliciosas gominolas y gelatinas que damos a nuestros hijos.



La gelatina es una sustancia amarillenta, inodora e insípida que se obtiene mediante la ebullición prolongada de la piel, el cartílago y huesos de origen animal. Es decir, todos aquellos desperdicios provenientes de la industria cárnica como son los huesos, pezuñas y pieles de cerdo, cabezas de pescado, cuernos, huesos y pezuñas de ganado. Sencillamente delicioso, ¿verdad?


Los fabricantes de gelatina obtienen esta materia prima de los mataderos a quienes les sobran este tipo de “desechos” que no son bienvenidos en la cocina humana. Los pedazos de animal son esterilizados y hervidos a 140ºC. La mezcla resultante es triturada y desecada hasta que se convierte en polvo blanco, al que se le puede agregar color, sabor, aroma, etc.



La gelatina procesada se vende en muchos formatos y sabores, con todas las garantías de seguridad alimentaria y es tan fácil de fabricar que podrías hacerla tu mismo en casa con sólo cocer, por ejemplo, un hueso de rodilla de ternera o una cabeza de pescado durante mucho tiempo.


Parece ser que la gelatina tiene un origen algo desagradable, pero no podemos negar que ciertamente es natural. Puede que si eres un consumidor habitual de carne y además firme defensor del aprovechamiento de los desperdicios, no sólo no estés asqueado sino que además te sientas satisfecho de consumir un producto de origen natural que con un alto contenido de proteína pura y 18 aminoácidos esenciales.

El problema viene si eres vegetariano y no deseas comer ningún producto que implique el sacrificio de un animal ya que la gelatina está presente en miles de productos y deberás estar más atento al etiquetado de los alimentos que consumas.


La gelatina no sólo esta presente en las gominolas, sino que puedes encontrarla en vitaminas y medicamentos, purés, quesos, yogures, sopas, aderezos para ensaladas, mermeladas y jaleas, snacks de frutas, fiambres y jamones enlatados.

Más allá de lo asqueroso y sanguinario que pueda parecer fabricar gelatina, hay que señalar que no tiene ningún efecto negativo para la salud, ya que si es pura no tiene grasa, ni colesterol, ni hidratos de carbono y contienen una gran dosis de aminoácidos importantes para la reconstrucción del tejido conjuntivo, especialmente en los huesos, cartílagos, tendones y ligamentos. De todos modos, ya sea sano o perjudicial lo importante es saber qué es lo que comemos.