12 fabulosos trucos para limpiar fácilmente lo que es muy difícil


Estos trucos nos ayudan a ahorrar tiempo y trabajo para conseguir unos buenos resultados. Así podemos tener todas nuestras cosas como recién estrenadas. ¡Comenzamos!

1. La rejilla de los fogones

Pon la rejilla dentro de una bolsa de plástico con 3 cucharadas de amoniaco y agua. Déjala en reposo durante 12 horas y luego lávala como normalmente. La grasa se habrá esfumado.



2. Los marcos de las ventanas

Pon bicarbonato de sodio en el marco y en una botella haz una mezcla a partes iguales de vinagre y agua. Rocía la mezcla sobre el bicarbonato y frota con un cepillo viejo. Después de limpiar los restos con un trapo húmedo, tu ventana estará como nueva.


3. El tapizado de los sillones

Haz una mezcla con 1 cucharada de bicarbonato, 1/3 vaso de vinagre, agua caliente, 1 cucharada de detergente. Esparce la mezcla por la mancha que quieras quitar. Si quieres hacer una limpieza general, utiliza bicarbonato, dejándolo reposar unas horas y luego aspirándolo.


4. La junta de los azulejos

Si se te han ennegrecido la junta de los azulejos, límpialas con una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre.


5. El fregadero

Haz una mezcla con 2 cucharadas de carbonato y 2 cucharadas de bicarbonato. Humedece en fregadero que quieres limpiar y esparce esta mezcla por la superficie. Después de 10 minutos de reposo, mezcla 50 gr. de vinagre y 50 gr. de blanqueador y aplícalo encima de la cama. Después de media hora aclara con mucha agua.


6. El horno

Pon abundante amoniaco en un recipiente y ponlo en el horno frío. Déjalo reposar durante toda una noche, al día siguiente, ventilando bien la cocina, limpia el horno con normalidad, la suciedad se habrá desprendido y no quedará aroma del amoniaco en el horno.


7. Superficies cromadas

Frota este tipo de superficies con papel encerador (el que se utiliza para el horno), los resultados son sorprendentes.



8. El microondas

En un bol pon 1 taza de agua y unas cuantas cucharadas de vinagre, mételo en el microondas y hazlo funcionar hasta que la ventana se empañe. Espera 15 minutos antes de abrir la puerta y después limpia la suciedad con un trapo húmedo. La grasa se habrá desprendido.


9. Las alfombras

Pon un papel absorbente sobre la mancha para que se quite el líquido. Después espolvorea bicarbonato de sodio y déjalo reposar durante 10 minutos antes de aspirarlo. Por último, mezcla 1 cucharada de lavavajillas con 1 cucharada de vinagre blanco y dos tazas de agua tibia. Frota la mancha con esa mezcla y déjalo secar.


10. La plata

En un bol grande pon papel de aluminio, encima agrega agua caliente, media taza de sal y media taza de bicarbonato. Mete los elementos de plata dentro y déjalos durante 30 minutos, después sólo tendrás que frotar con un paño húmedo para hacer relucir de nuevo la plata.


11. Las tablas de cortar

Pon sal gruesa encima de la superficie y con un estropajo frota bien. Si las tablas son blancas y quieres recuperar el color, sumérgela en blanqueador.


12. Los asientos del coche

En un pulverizador mezcla agua y detergente para la vajilla a partes iguales. Esparce la mezcla por el tapizado del coche y después con un cepillo frota la superficie. Por último sólo necesitas pasar un trapo húmedo para limpiar los restos.


Fuente: genial.guru