Tenía obesidad mórbida, pero mira cómo consiguió adelgazar 55 kg


Hoy conoceréis la historia de Kate Writer, quien a sus 25 años llegó a pesar 120 kg por llevar unos malos hábitos alimenticios. Casi un año después, Writer pesa 55 kg menos y, lo más sorprendente de todo, luce un cuerpo perfectamente tonificado.

Y es que, en realidad, son pocas las personas con obesidad mórbida que consiguen bajar de peso de manera tan sorprendente sin pasar por el quirófano.



Durante años, Kate ganaba al menos 10 kilos por año debido a una pésima rutina alimentaria, la cual incluía comida basura en demasía y dos cenas por noche. Y aunque no se sentía demasiado acomplejada por su cuerpo, Kate empezó a experimentar los primeros problemas de salud, motivos suficientes para dejar atrás los kilos de más.

Trabajaba de pie todo el día como asistente de ventas. Mis pies estaban siempre hinchados por el exceso de peso y el dolor era tan grande que ni siquiera podía conducir para llegar a casa. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía un problema.


Así pues, Kate empezó a recortar sus calorías y comenzó un régimen de ejercicio extenuante. En principio, solo consumía 1.200 calorías diarias, pero cuando introdujo el ejercicio en su día a día tuvo que aumentar a 2.000 para evitar tener problemas de salud.


Al principio, todo lo que hice fue recortar las porciones y en una semana había perdido alrededor de 8 kg. No me lo podía creer. Después de eso, me descargué una aplicación para contar calorías y empecé a hacer seguimiento de lo que comía. En un mes, me había quedado por debajo de los 100 kg.

Tenía ganas de perder peso de manera natural y estaba decidida a conseguir un cuerpo que reflejase lo duro que estaba trabajando en él.


Así fue como incluyó el CrossFit en su rutina diaria, un tipo de entrenamiento de alta intensidad que ayudó a tonificar su cuerpo sorprendentemente.

Después de 9 meses había perdido 5 tallas y pesaba unos 65 kg. Era lo que menos había pensado en mi vida y me sentí fantástica. La gente cuando ve mis fotos del antes y después da por hecho que me he sometido a cirugía, pero no.

Actualmente peso 75 kg, pero es por todo el músculo que he ganado. Ademásme siento orgullosa de mis estrías porque muestran lo lejos que he llegado.



Kate dejó su trabajo como vendedora y ahora es una entrenadora de CrossFit que ayuda a otra gente a superar sus problemas de sobrepeso.

Me gustaría que mi historia sirviera de inspiración para ayudar a otras mujeres a cambiar su vida. Créanme, si yo he podido hacerlo, cualquiera puede.



En su cuenta de Instagram, que actualmente cuenta con 60 mil seguidores, podéisseguir más de cerca su estilo de vida y todos sus inspiradores consejos.

Vía: Daily Mail