Entierra viva a su vieja perrita con solo la cabeza asomando en la superficie


¿Qué clase de ser humano es aquel que se ensaña contra las criaturas más indefensas? La historia de una perrita enterrada viva por su dueño plantea este interrogante. El animal, de diez años y con artrosis, logró vivir gracias a un vecino que la encontró.


En estado de conmoción y con un cuadro agudo de deshidratación, así halló a la mascota un joven portugués que paseaba con su perro por Carrières-sur-Seine, cerca de París, en Francia.


Predestinada a una muerte lenta y dolorosa, la perrita de raza Dogo de Burdeos se encontraba aprisionada entre piedras y arena; además, su correa había sido atada a una bolsa con escombros. Tan solo su cabeza asomaba en la superficie.

No hay duda: su verdugo quería asegurarse de que no escapara con vida.

Pedro Dinis, su salvador, publicó una serie de fotografías en su perfil de Facebook, denunciando el hecho, lo que hizo que esta historia fuera compartida por cerca de 200 mil usuarios en cuatro días.











Fuente: PEDRO DINIS

Las autoridades informaron que han identificado al propietario de la perrita.Acusado de desacato y crueldad contra un animal, enfrenta una pena de hasta dos años en prisión.