Así engañó esta mujer a millones de personas gracias a las redes sociales


Zilla Van Den Born, una joven holandesa, fue acompañada por sus padres hacia el aeropuerto. Allí tomaría un vuelo que la llevaría de viaje por el Sudeste Asiático durante 42 días.

Pero sin que nadie se enterase, la mujer de 25 años regresó a su casa en Amsterdam. Se encerró y comenzó su experimento para demostrar que las redes sociales son un instrumento perfecto para manipular la realidad.

Durante esas cuatro semanas, la diseñadora holandesa, colgó imágenes en las que buceaba, disfrutaba de la gastronomía asiática o visitaba los templos budistas.




En realidad eran imágenes que retocaba con Photoshop y otros programas de edición digital. Por ejemplo, las fotos en las paradisíacas playas fueron tomadas en un riachuelo cercano a su casa.


En un set recreó su supuesta habitación en un hotel de Tailandia usando su propio dormitorio y usando viejos regalos navideños.


Desde ahí engañaba a sus padres y amigos cuando los llamaba usando Skype. Para completar su experimento enviaba SMS en medio de la noche, para disimular el cambio de zona horaria, y colgó imágenes de supuestos souvenir, que realmente había comprado en mercadillos holandeses.



Con su experimento demostró lo fácil que resulta “crear un mundo ideal en la red, que la realidad no puede satisfacer. Mi objetivo era probar cómo se puede distorsionar la realidad”.


Al terminar su ficticio viaje de 42 días envió a su círculo más cercano un supuesto vídeo en el que narraba su experiencia por el Sudeste Asiático. Sin embargo, el archivo contenía un vídeo en el que mostraba paso a paso cómo había realizado el engaño.