El maravilloso truco para blanquear la ropa que las grandes empresas no quieren que sepas


Como muy bien sabéis, muchas prendas blancas terminan perdiendo su blancura original, tornándose cada vez más grises lavado tras lavado. Sea cual fuere el caso, la aspirina se presenta como la solución definitiva a este problema:


Toma 5 pastillas de aspirina, o 325 mg., y deja que se disuelvan en 2 litros de agua caliente. Si lo prefieres, puedes romperlas para que se disuelvan más rápidamente


Una vez lo tengas, pon las prendas amarillentas en la solución y déjalas en remojo durante 8 horas, o directamente toda la noche


Asegúrate de que toda la ropa está completamente sumergida en el agua.

Otra técnica es echar las pastillas de aspirina directamente en la lavadora con la ropa, aunque ya te aviso de que su previa disolución es más efectiva.

Transcurridas las 8 horas, lava la ropa normalmente en la lavadora. Además de devolver la blancura a las prendas, la aspirina trabaja para combatir las manchas más difíciles de quitar



Sin embargo, para quitar las manchas de sangre es necesario disolver la aspirina en agua fría antes de remojar las prendas manchadas durante 2 horas


No intentéis quitar sangre con agua caliente, ya que las proteínas se aglutinan haciendo la mancha aún más resistente. De todas formas, otro método infalible para quitar las manchas de sangre es aplicando peróxido de hidrógeno o, como suele conocerse, agua oxigenada sobre las mismas.

La aspirina contiene un débil ácido con grandes efectos, por lo que no tenéis la necesidad de comprar carísimos productos especiales, siempre y cuando tengáis una caja en el botiquín.