Así es el Caracal, uno de los animales más increíbles del Planeta Tierra


Cuando pensamos en los gatos salvajes, los primeros que nos vienen a la mente suelen ser los grandes felinos – tigres, leones, guepardos, leopardos… Suelen ser gigantescos, pero además se separan de las otras familias de gatos salvajes debido a su habilidad para rugir. Tienen una gran habilidad para cazar y son extremadamente peligrosos.

Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de que hay cientos de “gatos” de tamaño mediano que son bastante comunes en la vida salvaje.

Normalmente conocidos como lince del desierto, estas increíbles criaturas son los caracal. El nombre puede resultar un poco extraño al principio, pero deriva del término turco “karakulak”, que significa “oreja negra”. Tienen una apariencia bastante rara y exótica, pero son bastante comunes en algunas partes de África y el Sur de Asia.

Se caracterizan por sus orejas negras, y son unos grandes cazadores. A veces suelen comer pequeños roedores, pero son conocidos por su habilidad para atrapar aves. De hecho, su técnica está tan reconocida que han sido usado por los humanos históricamente como animales de caza.


Cuando atacan a una bandada, son capaces de atrapar hasta 12 pájaros en un solo salto.


Técnicamente son pequeños gatos, pero la realidad es que prácticamente tienen el tamaño de los felinos medianos. Los caracales adultos pueden llegar a pesar 25 kilos.

El color de su pelaje puede parecer un poco soso, pero les permite fundirse perfectamente con los prados secas que usan como lugares de caza.


A diferencia de otros salvajes, suelen ser animales solitarios. A veces se les puede ver en pareja, pero prefieren ir por su cuenta.


Las crías suelen crecer en madrigueras cavadas en la tierra o bajo las raíces de los árboles, ocultándolos del sol y los depredadores.


Debido a su historia con los humanos, algunos locales todavía los mantienen como miembros de sus familias. ¿Te imaginas teniendo algo así en tu casa?


Cabe señalar sin embargo, que se trata de situaciones excepcionales, y que los que suelen estar en hogares provienen de linajes que han sido domesticados.


Algunas personas sienten miedo al veros, pero son adorables cuando son pequeños


Debido a que su hábitat es muy seco, el caracal ha aprendido a sobrevivir con muy poca agua. De hecho, la mayor parte del agua que consumen viene de sus presas.



Al igual que los gatos, el caracal suele pasar la mayor parte del día durmiendo.


Si alguna vez te cruzas con uno, nunca pienses que es seguro acercarse a ellos. Pueden parecer adorables, pero son animales salvajes.


El caracal caza tanto en el suelo como en los árboles. Tienen la combinación perfecta de agilidad, fuerza y tamaño para atrapar las aves que descansan sobre las ramas.


El pelaje naranja del caracal es simplemente fascinante.


Y al igual que todos los niños, ¡Crecen muy rápido!


¿Quién no se enamoraría de una cara así?


Pero que no te engañen, el caracal es un animal salvaje y debe permanecer en su hábitat natural.


Si te han gustado estos fascinantes animales compártelos con tus amigos! 

Fuente: Wimp