Unos padres subieron a Youtube un vídeo de sus hijos muriendo en directo. El motivo es desolador...

(Puedes ver el vídeo un poco más abajo.)
Los jóvenes, de 20 y 21 años, habían consumido drogas y superaban el límite de velocidad cuando se estrellaron contra una iglesia. Fallecieron en el acto.


Kyle Careford y su amigo Michael Owen, dos ingleses de 20 y 21 años tomaron una decisión equivocada al subirse en abril a un coche en condiciones que, claramente, les incapacitaban para conducir. El vídeo del accidente que les costó la vida, y que puede herir la sensibilidad de aquellos que lo vean, se ha convertido para los agentes de Sussex (Inglaterra) en un medio para concienciar a la juventud sobre los peligros de una actitud temeraria al volante.

Los padres de las víctimas han criticado duramente la actitud de sus hijos, culpándoles de «las decisiones que tomaron aquella noche». «No sé por qué decidieron hacer lo que hicieron», ha asegurado la madre del dueño del vehículo. Ahora han decidido autorizar la difusión del accidente mortal a las autoridades británicas para prevenir situaciones similares. El siniestro se produjo el pasado 12 de abril cuando el más joven de ambos, Careford, se puso al volante del coche de Owen, que grababa la espeluznante escena con su móvil. Habían tomado drogas que les incapacitaban para manejar el vehículo y sobrepasaban el nivel de velocidad permitido cuando se estrellaron contra el muro de una iglesia. Murieron en el acto.

«Si todo esto sirve para evitar que una persona cometa el mismo error, entonces algo bueno ha salido de mostrar el vídeo. Espero que tenga un impacto en los jóvenes y hacerles ver que un poco de diversión puede tener consecuencias devastadoras», ha declarado la madre de Owen.


VEA EL VÍDEO A CONTINUACIÓN:



ORIGINAL