La increíble historia de cómo Liam Neeson salió de una brutal tragedia


En marzo del año 2009, la actriz Natasha Richardson falleció a causa de lesiones en la cabeza que sufrió por un accidente menor que tuvo mientras esquiaba en Canadá. El actor Liam Neeson era su esposo desde 1994 y la pareja había hecho un pacto que si alguno de los dos estaba en estado vegetal, ellos decidirían dejar ir a su amado y el otro lo desconectaría. Natasha donó su corazón, riñones e hígado por lo que 3 personas viven gracias a este acto de generosidad.

Neeson habló sobre cómo fue esa trágica pérdida y sus palabras son realmente inspiradoras:



“Te amo cariño, pero no volverás de esto. Te golpeaste en la cabeza, no sé si puedes escucharme, pero vamos a hacer lo siguiente: te llevaré de vuelta a Nueva York, vendrá la familia y nuestros amigos y eso fue básicamente lo que pasó”.


-Liam Neeson-


Luego del funeral de su mujer, Liam se negó a tomarse un descanso y siguió actuando. Rápidamente se involucró en proyectos como Búsqueda Implacable 2, Furia de Titanes, El caballero de la noche asciende, entre otras. Se ha mantenido ocupado, pero eso tampoco le ha aliviado el dolor. Incluso hasta el día de hoy, le resulta difícil filmar escenas dolorosas:


El dolor te golpea […] Es como una ola. Sientes una profunda sensación de inestabilidad. La tierra ya no es estable, luego pasa y se vuelve más frecuente, pero a veces me sigue pasando…”.

-Liam Neeson-

Después de 6 años Liam admite que es imposible superar cien por ciento esa importante pérdida:

“Nunca fue real. Y todavía no lo es”.

-Liam Neeson-


Pero Liam ha salido adelante con la ausencia de Natasha y nos entrega una importante lección: sí, hay vida después de perder a un ser querido.