Hicieron fotos a sus perros durante años. Este fue el genial resultado.


La alegría que la compañía de un perro nos proporciona puede parecer atemporal, pero muchas veces no podemos evitar pensar que la vida del mejor amigo del hombre es demasiado efímera. La fotógrafa Amanda Jones, con sede en Massachussetts, ha pasado los últimos 20 años capturando precisamente esta idea, retratando a perros a lo largo de su vida, desde aquellos años en los que tan solo eran unos cachorros traviesos, hasta su vejez.

Ahora, Amanda ha lanzado un libro –Dog Years: Faithful Friends, Then and Now (Años de perro: Amigos fieles, antes y ahora)- en el que podemos apreciar estas hermosas instantáneas en todo su esplendor, acompañadas de las conmovedoras historias de los animales, narradas a través de los testimonios de los dueños. En ellas cuentan cómo llegaron a sus vidas y consiguieron enriquecerlas.

A continuación os mostramos una pequeña selección de este maravilloso trabajo fotográfico, que no ha tardado en captar la atención del público por su dedicación y originalidad:


Maddy a los 5 y 10 años de edad


Fred a los 2 y 10 años de edad


Briscoe al poco de cumplir el año y a los 10


Lily a los 8 meses y a los 10 años de edad


La idea de fotografiar perros de este modo surgió cuando cuando uno de los mejores amigos de Amanda llegó a su casa con un precioso cachorro de labrador al que llamó Ruby. Este fue su primer modelo y fuente de inspiración, animándola a continuar con el proyecto. Además de perros, Amanda también fotografía gatos y, ocasionalmente, caballos y otros animales como ciervos o patos.

Maddie y Ellie a los 7 y 6 años respectivamente y cuando tenían 14 y 13


Abigale a los 4 meses y a los 8 años


Poppy con poco más de un año y a los 7


Rufus cuando tenía 6 meses y a los 13 años


“Algunos no parecen envejecer en absoluto. Otros, sin embargo, muestran todos los signos. Se puede ver en sus ojos, en el pelaje gris y en los carrillos”, comenta Jones. “Es esa apariencia de nosotros mismos y nuestras almas en sus ojos lo que nos da una profunda conexión con los perros. Otra constante es el amor que las personas y los perros sienten los unos por los otros. Eso no cambia, no importa cuantos años perrunos pasen.”, concluye.


Sydney y Savannah cuando tenían 16 y 5 meses respectivamente y cuando cumplieron 10 y 9 años


Audrey a los 3 y a los 12 años


Corbet cuando tenía 2 y a los 11 años


Kayden y Brodie cuando tenían 11 meses y 5 años respectivamente, y cuando cumplieron 7 y 12 años


Si queréis ver más fotografías de Amanda Jones podéis echarle un vistazo a su página de Facebook, pero so lo que deseáis es haceros con el libro, pinchad aquí.

Fuente: dailymail