Algo aterrador sucede en tu cuerpo a los pocos minutos de comer una hamburguesa


La comida rápida nos encanta a todos, o bueno, a casi todos. Es extremadamente cómoda y deliciosa, pero como todos los placeres de esta vida, no siempre es la mejor opción.

Y es que hay muchas clases de hamburguesas en todo el mundo, de todos los tamaños y con todo tipo de ingredientes, por eso, en este artículo revelaremos el efecto que tiene esta comida en nuestro organismo.


Los primeros 10 minutos

Durante este tiempo todo va excelente, al menos en el exterior. Aunque a los vegetarianos no les guste, nuestros cerebros están acostumbrados a preferir comidas de gran contenido calórico, y una hamburguesa las posee en abundancia (540 calorías promedio cada una). El aumento del nivel de azúcar se dispara y nuestro cerebro emite sustancias químicas que producen satisfacción, como la dopamina. Como resultado, no dejamos de pensar en lo deliciosa que está nuestra hamburguesa.



Del minuto 20 al 30

La bajada comienza. Los altos niveles de fructosa en la salsa de maíz nos dejan con sensación de insatisfacción, provocando que deseemos otra hamburguesa. Este dato puede generar que desarrollemos obesidad sin mucho esfuerzo. Más tarde, unos 970 miligramos de sodio causan deshidratación, haciendo que el corazón y el riñón dobleguen sus esfuerzos. La presión de la sangre aumenta, y durante ese momento solo vas a pensar en un helado o en una tarta de manzana.


Minuto 40

Durante estos momentos el cuerpo seguirá deseando ingerir comidas similares a una hamburguesa. Si no tienes auto-control, terminarás comiéndote todos los dulces de la despensa. El tracto gastrointestinal absorbe la fructosa que mencionamos anteriormente, sin poder aliviar tu hambre.


Minuto 50 al 60

En este momento comienza el lento proceso de digestión. La comida usualmente tarda entre 3 a 4 días en digerirse totalmente, aunque las grasas transgénicas se digieren en un periodo máximo de 3 días. Muchas de las franquicias de comida rápida que hay en el mundo, advierten sobre estos factores y sugieren la hamburguesa solo como una comida ocasional. Según ellos, los ingredientes pueden causar un gran daño a tu cuerpo si se consumen con frecuencia.

Aunque no todo es malo. Investigadores de la Universidad de Montana en los Estados Unidos hicieron un hallazgo que comprueba las ventajas de la comida rápida ocasional después de una ardua jornada de ejercicios. Así que la comida rápida también tiene su lado bueno. Todo se trata de encontrar el equilibrio.