Parecen peluches, pero no lo son. Así son los burros miniatura. ¡No crecen más!


Lo reconozco, siento debilidad por los cachorros, da igual si son animales salvajes o domésticos, son tan tiernos que no puedo resistir la idea de jugar con ellos.

Conseguir conservar ese aspecto tierno y bonachón después de crecer, es algo de lo que muchos animales y humanos no podemos presumir.

Si embargo, existe un animal tan adorable que te hará morir de amor. Descubre los simpáticos y adorables burros miniatura, una variedad de asnos que te robará el corazón.


Los mini burros, no son potros de los asnos normales, sino que son una raza en miniatura natural


Estos simpáticos y pequeños animales son originarios del norte de África y las islas mediterráneas de Cerdeña y Sicilia.


Las crias de mini burro se llaman portros igual que las de los caballos.


En esta fotografía podéis ver un potro de caballo y un potrillo de mini burro jugando juntos.

Los mini burros pesan entre 7 y 13 kilogramos al nacer, y la mayoría son orejas.


Cuando han madurado, los burros mini continúan siendo muy pequeños, pudiendo medir entre los 80 y 92 centímetros de altura.


Esta es KneeHi, la burro mini más pequeña del mundo según el libro Guinness de los récords, mide tan sólo 64,23 centímetros.


A pesar de su pequeño tamaño, tienen mucha fuerza y a la edad de 3 años son capaces de tirar de un carrito o llevar alforja pesadas.


Tienen un carácter amable y dócil, son fáciles de cuidar y se llevan bien con otros humanos y animales.


En las granjas, suelen acompañar a las ovejas, con el objetivo de formar grupo y protegerse contra depredadores.


Son simpáticos y si les caes bien puede que resoplen y rebuznen en tu presencia.


Aman a los niños y son muy cuidadosos y amables con ellos.


Son animales gregarios, lo que significa que deben estar con otros animales a los que hacer compañía.


Ya que si se sienten abandonados intentarán llamar la atención.

Aunque los burros tienen fama de obstinados, lo cierto es que son muy cautos. Si algo les asustó en el pasado, es probable que se acuerden de ello en el futuro.


Tras un duro día de trabajo, estos pequeños animales duermen plácidamente y son adorables.