Este es el increíble motivo por el que las personas de ÉXITO nunca se cambiara de ropa


¿Has pensado en la cantidad de tiempo que pierdes pensando qué ponerte cada mañana?

Perdemos tantos preciosos momentos porque estamos preocupados de detalles frívolos como la ropa. Una tenida no va a cambiar el mundo, probablemente ni siquiera va a cambiar tu día. A pesar de que es una buena herramienta para analizar sociológicamente las distintas culturas y épocas, nos estamos convirtiendo en una sociedad excesivamente materialista y superficial.

El gran autor estadounidense Henry David Thoreau expuso en este sentido: “Nuestra vida es desperdiciada por los detalles. Simplifica, simplifica”. En esencia, no te compliques por lo pequeño. Haz de tu vida algo más fácil concentrándote en lo importante. Muchas personas importantes han adoptado esta filosofía en sus rutinas diarias.


Fatiga por la toma de decisiones ¿Por qué muchos CEO y Presidentes visten lo mismo cada día?


Ya sea que lo quieras o lo odies, es difícil discutir en contra de que el presidente Obama tiene el trabajo más difícil del mundo. Como líder del país más poderoso del mundo, tiene mucho que resolver. Por lo tanto, sin importar qué haga será criticado siempre. Dicho en forma simple, él tiene un montón de cosas importantes en las que pensar más allá de su ropero.

Esto es precisamente por qué usa el mismo traje cada día. Bueno, casi cada día, no podemos olvidar la explosión que se produjo en internet cuando usó un traje caqui. Sin embargo, la mayor parte del tiempo lleva traje azul o gris. En un artículo de Michael Lewis para Vanity Fair, el Presidente explicó la lógica detrás de esta rutina: “Verán que uso sólo trajes grises o azules. Estoy tratando de disminuir mis elecciones. No quiero tener que elegir sobre lo que como o visto, porque tengo muchas otras decisiones importantes que hacer”.

Como lo plantea Stuart Heritage para The Guardian: “Barack Obama redujo su ropero hasta el punto en el que puede, con toda confianza, verse enfrentado a cualquier situación y tomar decisiones que impactan directamente en el futuro de la humanidad“.


El Presidente no está solo en esta práctica. Steve Jobs acostumbraba usar todos los días una remera de cuello alto negra, sus pantalones azules y zapatillas. Más aún, Marc Zuckerberg lleva siempre una remera gris con capucha negra y jeans cuando se le ve en público. Del mismo modo, se dice que Albert Einstein compraba variaciones del mismo traje gris de manera de no tener que desperdiciar tiempo decidiendo qué ponerse cada mañana.

Todo esto se relaciona con el concepto de fatiga por la toma de decisiones. Es una condición psicológica real en la que la productividad de la persona sufre debido al agotamiento por tener que tomar decisiones irrelevantes frecuentemente. En pocas palabras, al hacer hincapié en cosas como qué comer o qué vestir, las personas se vuelven menos eficientes en el trabajo.

Esto es justamente por qué personas como el presidente Obama, Mark Zuckerberg, Steve Jobs y Albert Einstein decidieron simplificarse la vida adoptando un ropero monótono.

Hazte la vida fácil


El tener una colección diversa de ropa está sobrevalorado. Perdemos tanto tiempo preocupados de cosas que no tienen consecuencias vitales y ni siquiera nos damos cuenta de lo fácil que sería cambiar esto.

Justamente por esto es que el presidente de Uruguay, José Mujica, rechaza la conformidad y se niega a usar corbata, diciendo: “La corbata es un trapo inútil que te aprieta el cuello. Soy un enemigo del consumismo, porque por su culpa es que nos estamos olvidando de cosas fundamentales y desperdiciando fuerza humana en frivolidades que tienen poco que ver con la felicidad humana“.

Él tiene toda la razón. La gran mayoría de nosotros somos culpables de obsesionarnos con cosas materiales que finalmente no traen valor real a nuestras vidas. La verdadera realización se logra saliendo al mundo e impulsando cambios positivos y palpables.

Comprar un nuevo par de zapatos puede hacerte sentir mayor confianza en el corto plazo, pero no enriquecerá tu vida. Sin duda, el mundo sería un lugar muy aburrido si todos usáramos exactamente lo mismo cada día. Pero podríamos considerar simplificar nuestras vidas, reduciendo la cantidad de tiempo en que nos dedicamos a pensar sobre aspectos sin sentido del día. En el proceso, uno podría descubrir que está significativamente menos estresado, más productivo y más realizado.

La vida ya es suficientemente complicada, no permitas que las pequeñas cosas conduzcan tu felicidad. Simplifica, simplifica.

Visto en Elite Daily.