Con este entrenamiento podrás llegar al verano con un cuerpo ESPECTACULAR!


Se imagina haciendo un entrenamiento físico bastante fuerte, de tipo casi policial, o de bombero? Eso es lo que hacen los que practican el último deporte de moda en España: el «Crossfit». Nacido en Estados Unidos allá por el año 2000, llegó a España hace unos cinco años para quedarse. «Está de moda porque funciona», asegura Javier Campo, socio fundador de CrossFit V8. «Con tres clases a la semana cualquier persona puede empezar a notar los resultados en tres semanas aproximadamente», asegura. «Los músculos se reactivan, uno empiezas a sentir mejor...», añade. Otra de las claves del éxito de las clases de Crossfit es que, además, «es un deporte». «Eso te permite competir contigo mismo, o con las marcas de tu compañero de BOX (así se denomina la inmensa sala donde se practica), o con las cifras registradas mundialmente del ejercicio en cuestión. Este factor diferencial es algo que la gente no suele tener en cuenta cuando se apunta a clases en un gimnasio».

Cómo funciona

Una clase de Crossfit, explica Campo, es «muy, muy variada. Combina gimnasia (ejercicios de cuerdas, anillas), atletismo (correr), natación, halterofilia (levantamiento de barra de pesas)». Comienza con una explicación de los distintos ejercicios, un calentamiento para activar el cuerpo, seguida de algo de fuerza, para culminar con el "Work Out of the Day" (WOD). Al final, existen miles de posibilidades y de"WODS" que hacen que la clase siempre sea distinta». Los resultados no tardan en aparecer. «Con pocas semanas de práctica comienza la eliminación de grasa y la generación de músculo». Una de las preguntas que más le realizan las mujeres que se acercan hasta este centro es «si se van a poner muy musculosas». «Para nada —tranquiliza Campo—, para eso tendrían que hacer muchísma halterofilia».


VEA EL VÍDEO A CONTINUACIÓN:



Este deporte, prosigue Campo, lo puede practicar «casi cualquiera». De hecho, cuenta el también responsable de CrossFit V8, hasta su centro se acercan semanalmente desde chavales de 15 años hasta una señora de sesenta. «La clave está en asesorar bien a cada uno para que cada uno se ajuste a sus capacidades físicas. Es decir, si el peso oficial del ejercicio de barra es de 50 kg. la persona de sesenta lo hará con doce». El planteamiento de estas clases, con un máximo de 18 personas en la sala, así lo permite: cuentan con dos monitores por cada nueve personas. «Son casi entrenamientos personales de vigilancia, asesoramiento, y ajuste a la teoría».

FUENTE