Así es la increíble historia de los Dukha, una tribu que convive con auténticos renos


El reno es un animal que despierta la simpatía de niños y adultos, seguramente por la fuerte conexión conexión que tiene con la temporada navideña.

Dejando de lado los animales mágicos de nariz roja, los renos son animales majestuosos capaces de sobrevivir en climas gélidos. Poseen una gran fuerza y resistencia, tienen dos capas de piel y su nariz puede calentar el aire que respiran para protegerse del frío. Además sus pezuñas son duras en invierno y como esponjas en verano para adaptarse al agua o el hielo.

Con estas características, no es de extrañar que algunos pueblos nómadas y el propio Papa Noel los hayan elegido como compañeros de viaje. Descubre más cosas sobre este noble animal y su estrecha relación con la tribu Dukha de Mongolia.


Una tribu nómada vive en comunidad con cientos de renos en las montañas de Altai, en la zona exterior de Mongolia, Asia Central.


Las apacibles y tranquilas vidas de estos jinetes de renos, llevan fascinando desde hace generaciones a viajeros de todo el mundo.


En el año 518 aC, el poeta griego Píndaro, bautizó esta región como “Hiperbórea”, un lugar de ensueño donde sus gentes viven pacíficamente sin conocer “la enfermedad, el amargor de la vejez y con la mano lejos de la obra y la batalla”.


Hoy la tribu responde al nombre mongol de “Taïga Dukha” y esa región de ensueño es conocida como “la sierra de Taïga” en Khövsgöl, Mongolia.


La Taïga se encuentra delimitada por la frontera de Rusia y el remoto valle de Darkhad.


A pesar de su gran inaccesibilidad y lejanía, la zona está considerada como lugar protegido.


Aunque la tribu Dukha habita la zona, no son una fuerza dominante. Conviven en armonía con la naturaleza y comparten su espacio con una increíble variedad de animales.



Caballos salvajes, osos, águilas y lobos son comunes a los paisajes de Khövsgöl, pero ningún animal le gusta tanto a un Dukha como los renos.


Y es que los Dukha llevan generaciones criando y domesticando renos hasta convertirlos en una especie dócil y amigable. Su interés nunca ha sido el de pastorearlos como el ganado y comer su carne, sino el de ayudarse de su fuerza, por ello sus practicas de cría de renos es plenamente consciente de la conservación de la zona y la biodiversidad.



Los renos son para ellos un gran medio de transporte en un medio hostil, que les permite desplazarse, cazar y viajar de ciudad en ciudad. Por todas esas razones, los Dukhas cuidan y respetan profundamente a sus compañeros.



Más allá de los renos, los Dukha tienen más tradiciones, una que implica a otro animal al que respetan y admiran, la caza con águilas.


Los Dukha práctican el Tengrianismo, una religión chamánica que cree en el totemismo, la conexión espiritual con los animales, las plantas y los seres espirituales.


Tal es su respeto, que uno de los títulos más honorables que pueden ser transmitidos de generación en generación dentro de la comunidad, es el cazador con águilas.


Este cazador, será el encargado de domesticar y entrenar a las águilas para cazar pequeñas presas que servirán de sustento a toda la comunidad.


Este precioso reportaje fotográfico se lo debemos Hamid Sardar-Afkhami, quién disfrutó de algunos meses de convivencia con esta increíble tribu del Himalaya.