12 perros que se acaban de enterar de que las abejas pican ¡POBRECITOS!


Aun recuerdo el día en que aprendí que el fuego quema, era yo muy pequeñito y decidí que era una buena idea tocar la vela de mi tarta de cumpleaños. Unos segundos después y entre lagrimas, aprendí una valiosa lección que nunca he olvidado.

De igual forma que nosotros no podemos aprenderlo todo de nuestros padres,nuestros perros y mascotas deben experimentar y aprender de sus errores, como por ejemplo, descubrir que las abejas no fueron hechas para ser comidas.

El picotazo de una abeja, nunca es una experiencia agradable y duele, pero eso no quita que nuestros amigos se vean chistosos y adorables con esa inflamación.

El efecto pasará en un par de horas y volverán a estar listos para correr nuevas aventuras. Eso si, nunca morderán una abeja porque hay lecciones que no se olvidan.





Este tipo de lesiones no revisten gravedad, por lo que no debes alarmarte. Procede acalmar a tu mascota, cuando esté tranquilo busca si tiene clavado el aguijón y retiraselo con cuidado.






Es importante que evites que se rasque para que la inflación suba lo menos posible. Aplica compresas de agua fría sobre su hocico y déjale beber todo el agua que necesite.






Recuerda que aunque estén graciosos, la picadura no debe ser tomada a la ligera.Vigila en todo momento a tu perro hasta que la inflación haya pasado, si no remite en 24 horas o empeora, visita a tu veterinario. Eres responsable de sus cuidados.

Fuente: Recreoviral.com