Con Estos Sencillos Trucos Podrás Aumentar Notablemente La Señal De Tu WIFI


Queremos más velocidad, más datos para navegar por más páginas, descargar más archivos y reproducir vídeos de manera más rápida. Internet ya está presente en numerosos hogares y los teléfonos móviles inteligentes, los llamados «smartphones» por su denominación anglosajona han propiciado a una mayor dependencia entre los ciudadanos.

Las redes wifi se han convertido en un elemento indispensable. Las compañías teleoperadoras llevan tiempo ofreciendo conexiones más rápidas y el despliegue de las redes 4G, que aumenta considerablemente el tráfico de datos respecto al 3G, han ayudado a que los usuarios demanden cada vez más canales sin cables y internet más rápido.

En casa, en nuestro salón, solemos tener esos routers que, normalmente, los proveedores de internet nos facilitan. Los nuevos modelos traen consigo (por defecto) conexión inalámbrica. De esta manera podremos conectar por ejemplo, nuestro teléfono móvil o «tablet» a la Red de manera sencilla con solo introducir una clave que nos facilita la compañía. Más allá de la recomendación que realizan los expertos de modificar la contraseña que aparece por defecto para evitar accesos inesperados, en ocasiones es cierto que conforme nos alejamos del núcleo central perdemos conectividad. Y, por tanto, velocidad, con lo que ello conlleva: desesperación cuando uno más lo necesita.


Cabe señalar que cualquier dispositivo que opere bajo la misma frecuencia puede provocar conexiones más lentas. Así, si tenemos la televisión («smartTV») emitiendo un vídeo en la plataforma YouTube, jugamos a un juego «online» desde la consola, navegamos por una página determinada a través de la tableta y, a su vez, en nuestro ordenador estamos realizando alguna transferencia es muy posible que nuestra tarifa no soporte tal trasvase de información. También hay que tener presente que depende del router que tengamos puede recoger más o menos las interferencias procedentes de dispositivos inalámbricos u ondas de radio o microondas.

Para corregir este problema y mantener las velocidades mínimas exigidas a cualquier teleoperador hay algunos consejos y recomendaciones que hacen los expertos, tales como encontrar la mejor ubicación del router, colocar bien su antena o, incluso, cambiar esta última por una de mejor rendimiento.

A diferencia de los módems antiguos, la mayoría de los routers actuales ofrecen conectividad wifi. Es evidente que si elegimos el sitio perfecto para colocarlo tendremos más oportunidades de mejorar (u optimizar) la red Wifi. Lo recomendable es tenerlo cerca, es decir, en la misma habitación en donde utilicemos los respectivos dispositivos, ya que si lo tenemos en la habitación contigua puede darse el caso de que notemos una pérdida de velocidad.

Replicar la señal y actualizar el software

Otra de las posibilidades en las que podemos apoyarnos es adquirir un segundo router que permite replicar la señal y ampliar el campo de cobertura. Así, tendremos un repetidor sencillo y doméstico que nos sacará de más de un apuro, pero cabe señalar que será necesario conectar ambos aparatos a la misma LAN -Red de Área Local-. El hecho de que los módems operen, habitualmente, en los canales 1, 6 y 11 da pie a que, si los modificamos puede amplificar la señal.

Luego existen otros trucos caseros que prometen incluso mejorar la señal, como evitar los espejos en la habitación, dado que pueden ser causantes de reflejos inoportunos; colocar los muebles grandes en la cara exterior de la habitación, ya que de esta manera la señal no deberá traspasar obstáculos. También hay que dice que si se recubre de papel aluminio el módem puede ayudar en la emisión. Además de esto, los expertos señalan que es importante actualizar el «firmware», es decir, el software que controla el router.