30 fotos de perros con bebés que demuestran por qué son el mejor amigo del hombre


Aunque sabemos que hay muchas personas que no dejarían a sus hijos cerca de un animal por mucho que les asegurasen que éste es dócil y cariñoso, conocemos también muchos casos en los que unos padres no encontrarían una niñera más fiable que su mascota.

En cualquier caso, es un hecho que existen varios estudios, como el publicado en 2012 por la revista Pediatrics y llevado a cabo en el Hospital Universitario Kuopio de Finlandia, que aseguran que la convivencia de niños con perros no sólo ayuda al aprendizaje emocional y es una fuente inagotable de afecto, sino que además,puede ayudar a evitar que los bebés sufran ciertos tipos de infecciones.

Y para hacernos eco de estas ventajas, os traemos una lista de 30 imágenes de bebés conviviendo con perros que te convencerán de que tu mascota no tiene por qué ser un peligro si tienes un bebé.


VEA LA GALERÍA A CONTINUACIÓN:



El estudio publicado por Pediatrics se basó en la valoración de 397 bebés, de entre 9 y 52 semanas de edad, a los que se les hizo una revisión médica semanal a lo largo de todo un año.

Orlando / Hulton Archive / Getty Images


Los resultados revelaron que los niños que vivían con perros o gatos tenían un 30% menos de posibilidades de sufrir infecciones respiratorias, y un 50% menos de contraer infecciones de oído.


Las conclusiones determinaron que, durante el prime año de vida, los bebés que convivían con perros desarrollaban mejor y con mayor rapidez su sistema inmunológico, sobre todo cuando las mascotas pasaban tiempo dentro de casa.



Y según los científicos finlandeses que llevaron a cabo el estudio, gracias al desarrollo del sistema inmunológico los niños que han crecido con perros se curan con más rapidez de algunas enfermedades infecciosas, razón por la cuál necesitan una menor cantidad de antibióticos en su tratamiento.



La convivencia con animales tiene muchas ventajas también desde el punto de vista del desarrollo emocional. Está demostrado que las mascotas son un punto de apoyo fuerte para los más pequeños y pueden servirles de modelo educativo en diferentes etapas de su crecimiento.



El mejor aprendizaje y aceptación de conceptos como la vida y la muerte, la reproducción, la enfermedad, la alimentación o la responsabilidad, ha sido demostrado también por estudios sobre desarrollo infantil.



Crecer junto a un perro, por ejemplo, requiere una mayor actividad física, lo cual es muy útil para combatir la vida sedentaria de los niños de hoy en día. Además, el hecho de salir a pasear y llamar la atención de otras personas, obliga a los pequeños a relacionarse y a entablar conversaciones, e incluso puede dar lugar a nuevas amistades.





Desde el punto de vista afectivo, los niños aprenden que son queridos y protegidos por alguien más además de por sus padres y esto les proporciona seguridad en el momento en el que los éstos están ausentes.


Por otra parte, desarrollan un sentido de la responsabilidad mayor al tomar el papel de cuidadores. Imitando el rol de sus progenitores, se convierten en papás de sus mascotas.



Los niños que crecen con perros, desarrollan su capacidad de concentración con más facilidad al crear ejercicios de educación para sus mascotas. Aprender las normas para después transmitírselas a su perro es una gran actividad de desarrollo que, además, implica lacomunicación con los padres a la hora de decidir cuáles son las reglas de convivencia en la familia.



Además se produce un aumento de la autoestima. El hecho de sentirse querido y de cumplir con las responsabilidades y obligaciones que conllevan cuidar a una mascota, como la alimentación, la higiene, el ejercicio o el juego, hace que los niños se sientan útiles y valiosos.




Cualquiera que tenga un perro sabe lo mucho que su mascota le ha enseñado en la vida y puede pensar en el valor multiplicado que estas enseñanzas pueden tener para un niño pequeño.




Pero si todavía te queda alguna duda respecto a las ventajas de que tus hijos se relacionen con animales, lo único que podemos hacer es pedirte que vuelvas a echar un vistazo a todas estas imágenes. Si ellas no terminan de convencerte, nadie lo hará.



Fuentes: Wimp y Vetersalud.