Es terrorífico cómo devora este pez a sus presas... mira!

Las criaturas que viven en las profundidades del océano son, por alguna razón evolutiva, aterradoras. La mayoría de los animales de las aguas profundas son ciegos, extrañamente proporcionados y tienen talentos que nos hacen temblar en nuestras botas. Por ejemplo, hay un pequeño pez que es capaz de matar y comer a otra criatura 10 veces más grande que él. Suena como algo sacado de una película de terror cursi, pero este pez es muy real.

Esta criatura espeluznante se llama el Tragador Negro. Con su enorme estómago, este pequeño tío es capaz de capturar y comer a una presa mucho más grande que él, y puede devorar todo un pez entero.

Saluda al Tragador Negro aterrador.


Este pequeño pez sin pretensiones es conocido por su capacidad de comer peces que lo superan varias veces en tamaño. En algunos círculos, se le conoce como “el gran devorador”.



El tragador es un pez que habita en las aguas profundas, y sólo crece a un tamaño máximo de 10 pulgadas. Sin embargo, sólo porque es un pez pequeño, no significa que no es temible.


Los tragadores pueden comer presas que son el doble de su tamaño, y hasta 10 veces su propia masa.


Algunos científicos sospechan que ellos se comen a sus presas a partir de la cola y poco a poco. Lo hacen hasta que todo el pez esté dentro de su enorme estómago distendido.



Pero a veces, la capacidad del tragador negro de comer una enorme presa juega en su contra. La mayoría de los ejemplares conocidos han sido encontrados muertos cerca de la superficie del océano. Esto se debe a que comieron una presa que era demasiado grande, por lo que la comida se descompone en su estómago más rápido de lo que podría ser digerida. Los gases liberados de la comida en descomposición obligan al pez a ir hasta la superficie, causándole la muerte.


F: Imgur

Estoy feliz porque este pez sólo vive en las profundidades del océano y muy lejos, muy lejos de cualquier playa cercana. Lo siento por su presa. Ser comido lentamente, centímetro a centímetro, suena aterrador.

No juzgues a un libro por su tapa… o un pez por su tamaño.