Estos son los 3 motivos científicos por los que los hombres aman los senos


Tal y como reza el refranero español, los pechos siempre han constituido una de las zonas femeninas con más atractivo para los hombres. Aunque a lo largo de la historia han existido numerosas teorías acerca del origen de esta atracción, hasta ahora ningún estudio científico ha sido capaz de explicarlo de forma convincente.
Todos los avances realizados en este campo parecen indicar que la fascinación que siente la mayoría de los hombres por los pechos femeninos tiene su origen en la evolución.

Mientras la ciencia continúa trabajando para tratar de arrojar algo de luz sobre esta curiosa cuestión, los autores del blog «MásQueSalud» han recopilado las tres teorías más extendidas acerca del origen de la fijación masculina con esa parte de la anatomía femenina. Quizá en no mucho tiempo conozcamos los motivos de esta extendida atracción.


1.- Teoría del eco genital: Esta teoría sugiere que los senos femeninos se convirtieron en centro de atención masculino cuando el hombre comenzó a caminar erguido. Hasta entonces, al igual que ocurre con numerosas especies de animales, el varón se interesaba principalmente por el trasero de las hembras, puesto que quedaba justo en su línea de visión. Cuando los seres humanos comenzaron a caminar sobre dos piernas, el trasero ya no se veía tan directamente y destacaban más los pechos. Esta teoría sostiene además que en paralelo, le evolución hizo que los pechos femeninos crecieran y se bambolearan para imitar la anatomía del trasero y seguir así atrayendo la atención de los varones y garantizar la continuidad de la especie.

2.- Atracción de la oxitocina: Otra posible causa de la atracción ejercida por los pechos puede encontrarse en la oxitocina, una hormona que juega un importante papel en la relación que se establece entre madre e hijo durante la lactancia y más tarde en la pareja durante el acto sexual. De hecho, los pezones son una zona erógena para muchas mujeres, que encuentran placentera su estimulación durante la actividad sexual. Quienes defienden esta idea aseguran que esa estimulación favorece la segregación de oxitocina. Así, que argumentan que el atractivo de los pechos se debe precisamente a su capacidad para favorecer la generación de esta hormona y su utilidad es la de activar los sistemas neuroquímicos capaces de mantener unida a una pareja.

3.– Sinónimo de riqueza: La teoría de la evolución es el soporte de esta teoría que asegura que los hombres heterosexuales se sienten atraídos por los pechos femeninos porque en estados anteriores, tener unos pechos voluminosos era señal de que la mujer gozaba de un acceso constante a alimentos y una mayor capacidad para amamantar a sus hijos, lo que implicaba a su vez mayores posibilidades de supervivencia para su prole. Según esta línea de pensamiento, algunos estudios dicen haber descubierto que los hombres de menor nivel y estatus socioeconómico prefieren mujeres con pechos grandes. La conclusión de estos estudios señala que cuando el hombre no tiene acceso garantizado a los recursos suficientes para mantener a su descendencia, busca una pareja del sexo opuesto que sí lo posean. Lo malo de esta teoría es que es válida tanto para el tamaño de los pechos como para el saldo de la cuenta corriente.