Sus Padres Le Repetían Lo Mismo Día Tras Día Hasta Que Lo Más Desolador Acabó Pasando...


Durante toda su vida, los protagonistas de este video no dejan de escuchar la misma frase: “¡Los niños no lloran!”, “Pareces una niña”. Con el tiempo, los niños fueron creciendo y dejaron de llorar. Si les transmitimos el mensaje de que deben respetar a las niñas desde bien pequeños, quizá las cosas serían distintas…

No te puedes perder este vídeo, el mensaje final es estremecedor.


VEA EL VÍDEO A CONTINUACIÓN:



ORIGINAL