Decidió Morir Dejando De Comer Y De Beber. El Motivo Es Espantoso...


Jean Davis, de 86 años de edad, ha optado por dejarse morir de sed y hambre después de que las leyes de Reino Unido le hayan impedido el suicidio asistido. Davis, no tenía una enfermedad terminal, pero ella describía su situación como “el infierno” y tras dos semanas sin ingerir agua puso fin a su situación “intolerable”.


Davis, profesora de matemáticas jubilada, tenía problemas en la espalada que le hacían sufrir terribles dolores y desmayos episodios crónicos. Ante la imposibilidad de recurrir al suicidio asistido, esta profesora de 86 años decidió dejar de alimentarse. El 16 de septiembre dejó de beber y el uno de octubre murió.


Ella misma dijo, según recoge The Independent, que su situación era “el infierno: No te puedo decir lo difícil que es, es intolerable ".

Davis, con cuatro hijos y dos nietos, que la apoyaron en todo momento, declaró antes de morir que solo le quedaban “métodos ilegales” o viajar a Suiza pero que “quería morir en su cama”.