10 cosas que todas las mujeres odian de los hombres


1. Falta de atención: Algunos hombres tienen la memoria muy selectiva y solo se acuerdan de lo que quieren. Cuando una mujer le recuerda a su pareja algo que ya le había comentado previamente y él dice no saber nada al respecto, el nivel de adrenalina y la presión sanguínea de ella aumentan notablemente debido a la ira, sobre todo si se trataba de un asunto importante. Las mujeres quieren a su lado a hombres que les presten atención y no estén pensando en un mono tocando los platillos al más puro estilo Homer Simpson cuando les cuentan algo.



2. Que miren a otras mujeres: Es normal que todos, independientemente del sexo, aprecien la belleza ajena. El problema viene cuando los hombres no solo ven mujeres que les llaman la atención, sino que observan sin disimulo con los ojos como platos e incluso sufren contracturas de cuello en presencia de sus parejas al girar la cabeza como la niña del exorcista para no perderse ningún detalle. Hay momentos en los que los hombres deberían luchar contra sus instintos más primitivos si no quieren verse en serios problemas. ¡Un poco de disimulo, por favor!


3. Que descuiden los detalles: Al principio de la relación, todo es como un cuento de hadas. Cenas románticas a la luz de las velas, flores, piropos a todas horas, mensajes con miles de emoticonos tiernos... Sin embargo, cuando la fase de la conquista ha concluido, los detalles van haciéndose cada vez más escasos hasta entrar en una rutina en la que los gestos románticos brillan por su ausencia. El hombre, de ir hecho un pincel en el comienzo de la relación, pasa a pasearse por casa con una camiseta de publicidad con agujeros y un pantalón de chándal que le quitan la libido a cualquiera. Por no hablar de las flores que después solo aparecen si han cometido algún grave error, ni de los halagos que se van reduciendo a ocasiones especiales. Esto puede matar la chispa de un noviazgo, así que no es aconsejable bajar la guardia, ni aún cuando pareciera que ella ya está comiendo de tu mano.


4. Demasiada insistencia: Si un hombre está interesado en una mujer, es comprensible que ponga todo el empeño de su parte por conquistarla y acercarse a ella, pero, ¿hasta qué punto? Muchos hombres no conocen la delgada línea que separa la insistencia del acoso y sobrepasan ese límite infranqueable. No es normal que ella se encuentre al pretendiente en cuestión cerca de su casa "por casualidad" si vive a 20 kilómetros, ni que invada su espacio personal con mensajes y llamadas a todas horas.


5. Que no bajen la tapa del retrete: Los hombres quizás no conocen la desagradable sensación de sentarse en el retrete y sentir como una sorprendente caída al vacío porque no estaba la tapa puesta. Además, el frío y asqueroso contacto con la taza y pensar que están sentadas en un lugar hostil es algo traumático para la mayoría de las mujeres. No cuesta tanto bajar la tapa y es un sencillo gesto que hará muy feliz a tu pareja, así que ¿a qué esperas para ponerlo en práctica?



6. Que no quieran solucionar los problemas: Los hombres suelen esconder la cabeza debajo del ala cuando tienen que arreglar un problema de la relación. No quieren hablar sobre el tema y prefieren pasar rápidamente a la fase de reconciliación, que para ellos suele ser mejor entre las sábanas. La comunicación en la pareja es fundamental y cualquier asunto que dificulte un entendimiento hay que solucionarlo hablando, aunque sea después del enfado cuando las cosas estén más calmadas. Todo problema que no se resuelva aparecerá más adelante volviendo a perturbar la armonía de la pareja.


7. Que el fútbol sea una prioridad: A muchos hombres les encanta el fútbol y no se perderían un partido de su equipo favorito por nada del mundo. Muchas veces, desgraciadamente para ellos, un evento de gran importancia para sus parejas coincide con un partido crucial. En estas ocasiones, ellos no dudarán en mostrar su descontento e incluso muchos intentarán escaquearse.


8. Apelativos cariñosos pero feos: Gordi, gordita, fea, feucha, bicho, bichejo, ratona... A ellos les pueden parecer muy cariñosos y graciosos, pero lo cierto es que si pudieran elegir, las mujeres preferirían que se dirigieran a ellas con nombres como guapa, bonita, princesa, preciosa, etc. Es decir, apodos que son bonitos y suenan bien.



9. Falta de colaboración: Muchas mujeres conocen muy bien la escena de empezar a cocinar y ver que su pareja se queda inmóvil en el sofá sin mover un solo dedo y sin ofrecer su ayuda. Lo mismo sucede con muchas otras tareas domésticas, el cuidado de los hijos, etc.



10. Comentarios sexistas: Si un hombre ve a una infractora al volante, es muy probable que diga eso de "mujer tenía que ser" o "mujer al volante, peligro constante", aunque lleve a otra mujer como copiloto mirándole con cara de asesina. Además, si durante una fiesta hay que contar chistes, ¿por qué no unas bromas machistas para animar el ambiente? Otras veces, los comentarios sexistas son inconscientes y les salen solos, fruto de la educación recibida y los comportamientos imitados y adquiridos.

FUENTES: http://www.que.es/ultimas-noticias/curiosas/201405160914-diez-cosas-mujeres-odian-hombres_10.html